Martes, 30 Octubre 2018 20:24

Todos los Santos y Fieles Difuntos

Solemnidad de Todos los Santos, que están con Cristo en la gloria.

En el gozo único de esta festividad, la Iglesia Santa, todavía peregrina en la tierra, celebra la memoria de aquellos cuya compañía alegra los cielos, recibiendo así el estimula de su ejemplo, la dicha de su patrocinio y, un día, la corona del triunfo en la visión eterna de la divina Majestad.

Todos estamos llamados a la santidad cristiana. Esta es la plenitud de la vida cristiana y la perfección de la caridad, y se realiza en la unión íntima con Cristo y, en Él, con la Santísima Trinidad.

Al celebrar la fiesta de los santos, la Iglesia proclama el misterio pascual cumplido en ellos, nos propone su ejemplo, los cuales atraen a todos por Cristo al Padre, y por los méritos de estos implora los beneficios divinos.

 

En la Conmemoración de todos los fieles difuntos, la santa Madre Iglesia, se interesa ante el Señor en favor de las almas de cuantos nos precedieron en el signo de la fe y duermen la esperanza de la resurrección, y por todos los difuntos desde el principio del mundo, cuya fe solo Dios conoce, para que purificados de toda macha de pecado y asociados a los ciudadanos celestes, puedan gozar de la visión de la felicidad eterna.

A los fieles que visitan devotamente el cementerio u oren solo mentalmente por los difuntos, se les concede la indulgencia plenaria

 (aplicable solamente a las almas del purgatorio) en cada uno de los días del 1 al 8 de noviembre, e indulgencia parcial en los demás días del año.

En el día de la conmemoración de los fieles difuntos, en todas las iglesias y oratorios se puede lucrar de indulgencia plenaria.
 

 
 

Parroquia de Nuestra Señora del Mayor Dolor ─ 2016