Lunes, 17 Julio 2017 20:53

El camino de la fe

Hay personas que transitan por la vida más o menos confiados en su fe en Dios. Su vida es como la de cualquier otra persona, llena de alegría y sinsabores, momentos buenos sufrimientos, pero la fe les permite encajarlos de una manera particular. La fe da sentido tanto a las alegrías como a las dificultades de la vida

Ciertamente la fe es un don de Dios, pero no es algo que uno se limita a tener, sino que requiere trabajo, paciencia, persistencia e incluso esfuerzo.

Pero tener fe tiene el peligro de quedarse ahí y no ver que es un camino. Agarrarse a la forma de entender la fe de cuando uno era niño, puede no funcionar cuando se es adulto. Una vida adulta requiere una fe adulta y eso se consigue con trabajo y tesón, de lo contrario la persona permanecerá atrapado en una visión infantil de Dios que le impedirá abrazar plenamente una fe madura. Por eso es necesario profundizarla mediante la reflexión, el estudio, el compartir con otros, la vida en comunidad y la oración.

Como todos los caminos, tampoco el camino de la fe carece de obstáculos.

 

Artículos relacionados (por etiqueta)

Parroquia de Nuestra Señora del Mayor Dolor ─ 2016