Martes, 11 Julio 2017 19:24

En mi casa, como en la tuya

El periodo de verano es propio para que a las parroquias de pueblos, tanto de montaña como de zonas de playa, acudan personas, esporádicamente o por casualidad, para asistir a misa o las celebraciones matrimoniales que en este tiempo se intensifican, o simplemente para conocer el templo u orar ante alguna de las imágenes. Vamos, nos encontramos con gentes que no son habituales en nuestra comunidad. Quizá sea el momento de preguntarnos ¿se sienten acogidos?

Acoger es la actitud de apertura de la persona que «está en casa» con respecto a la que «viene de fuera» y que expresamos, conscientemente o no mediante el lenguaje de los gestos, la mirada o el comportamiento.

No es igual tratar al otro como alguien que viene a invadir nuestro territorio o como alguien a quien esperábamos en nuestra casa.

Para saber cómo actuar lo mejor es preguntarnos ¿cómo me gustaría que me tratasen cuando voy a otra comunidad? y tan pronto tengamos la respuesta, interrogarnos a nosotros mismos ¿cómo lo hago yo cuando estoy en la parroquia, en «casa»?

 

Artículos relacionados (por etiqueta)

Parroquia de Nuestra Señora del Mayor Dolor ─ 2016