Jueves, 04 Mayo 2017 13:28

Antonio Jesús, seminarista de nuestra Parroquia

En este domingo celebramos el Domingo del Buen Pastor, ministerio al que somos llamados todos los cristianos, pero de forma sacramental los presbíteros, los sacerdotes.

Toda vocación es un llamamiento interior. Es un llamamiento personal de Dios a formar parte de su Iglesia sirviendo a los hermanos en múltiples actividades, servicio eclesial a Dios y a la humanidad en diferentes profesiones y tareas.

Los sacerdotes son hombres que, además de su vocación cristiana, han optado por el servicio eclesial a Dios y a la humanidad, de forma específica como presbíteros. Es una llamada, que si tras un periodo de discernimiento y preparación, la Iglesia, por medio de sus pastores, la confirma, con la fuerza del Espíritu Santo, mediante el sacramento del orden, lo investirá para ser el pastor de la comunidad a la que el obispo lo envíe, haciendo presente, sacramentalmente a Cristo Pastor.

Su trabajo de “pastoreo” conllevará ser el primer evangelizador de la comunidad, el pastor de las personas que tenga encomendadas, y el “liturgo” que, por medio de los sacramentos de la Iglesia” hará presente los misterios de Dios ante el pueblo de Dios.

En nuestra parroquia comenzó la vocación de Antonio Jesús Colmenero,...

...que tras un periodo de reflexión y oración, entró en el seminario de nuestra Archidiócesis, cursando el segundo año en la actualidad. Compromiso valiente de orientar la vida al servicio desinteresado a la Iglesia y a los demás donde, si Dios quiere, una vez ordenado, servirá al Señor en aquella parroquia que le sea encomendada.

Ante tanta generosidad, Antonio Jesús solo nos pide siempre nuestro aliento y oración y desde luego no le puede faltar.
 

Parroquia de Nuestra Señora del Mayor Dolor ─ 2016