¿Qué es la Iniciación Cristiana?

La Iniciación Cristiana es la inserción de un candidato en el misterio de Cristo, muerto y resucitado, y en la Iglesia, por medio de la fe y de los sacramentos.

El Catecismo de la Iglesia Católica afirma: la Iniciación Cristiana, como «participación en la naturaleza divina», «se realiza mediante el conjunto de los tres sacramentos: el Bautismo, que es el comienzo de la vida nueva; la Confirmación, que es su afianzamiento; y la Eucaristía, que alimenta al discípulo con el Cuerpo y la Sangre de Cristo para ser transformado en él».

No es sólo un proceso de enseñanza y de formación doctrinal, sino que ha de ser considerada una realidad que implica a toda la persona, la cual ha de asumir existencialmente su condición de hijo de Dios en el Hijo Jesucristo.

La Iniciación Cristiana es un camino o noviciado a la vez catequético, litúrgico, espiritual y vital, un itinerario de conversión y crecimiento en la fe, que introduce en el misterio de Cristo y en el misterio de la Iglesia.

Esta inserción en el misterio de Cristo y de la Iglesia consta principalmente de dos elementos: la catequesis y las celebraciones litúrgico-sacramentales.

Dos formas de Iniciación Cristiana en la Archidiócesis de Sevilla

Se establecen dos formas típicas de recorrer el camino de la Iniciación Cristiana atendiendo a la edad: la Iniciación de adultos y la de niños.

1.- Iniciación de adultos

Se realiza mediante un itinerario que es a la vez catequético, litúrgico y espiritual y que se ha denominado históricamente Catecumenado  que culmina con la recepción de los Sacramentos de la Iniciación Cristiana.

El Catecumenado está al servicio del proceso de formación en la fe y en la vida cristiana de aquellos catecúmenos que desean recibir el Bautismo e incorporarse en la Iglesia.

El mismo camino seguirán, para la plena incorporación a la Iglesia, aquellos adultos bautizados de párvulos, que deben completar su Iniciación Cristiana.

Esta es la forma que se aplicará a todos los mayores de 18 años.

2.- Iniciación de niños

El catecumenado postbautismal para los niños que son incorporados a Cristo y a la Iglesia por el Sacramento del Bautismo siendo párvulos y se recorre, con la catequesis y con la recepción de los Sacramentos de la Eucaristía y de la Confirmación, a lo largo de la infancia y de la adolescencia.

Consiste en un itinerario completo y continuado que ha de llevarse adelante sin interrupción como un verdadero catecumenado por etapas. Es un mismo proceso de Iniciación Cristiana, aunque los tres Sacramentos se reciban en momentos diversos.

Para ampliar información puede consultarse el Directorio de Iniciación Cristiana o consultarse en la parroquia.