Sacramentos

Un sacramento es un "símbolo de una cosa sagrada y forma visible de la gracia invisible".

Cristo es el sacramento del Padre. La Iglesia es un sacramento de Cristo y los siete sacramentos son sacramentos de la Iglesia. El signo o sacramento es la actualización en el mundo de lo que significan, es decir, Dios, Cristo y la Iglesia.

Toda la vida litúrgica de la Iglesia gira en torno al Sacrificio Eucaristico y los sacramentos.

Hay en la Iglesia siete sacramentos:

  • Bautismo,
  • Confirmación o Crismación,
  • Eucaristía,
  • Penitencia,
  • Unción de los enfermos,
  • Orden sacerdotal,
  • Matrimonio.

Los sacramentos son:

I. Sacramentos de Cristo

II. Sacramentos de la Iglesia

III. Sacramentos de la fe

IV. Sacramentos de la salvación

V. Sacramentos de la vida eterna

Los sacramentos son signos eficaces de la gracia, instituidos por Cristo y confiados a la Iglesia por los cuales nos es dispensada la vida divina. Los ritos visibles bajo los cuales los sacramentos son celebrados significan y realizan las gracias propias de cada sacramento. Dan fruto en quienes los reciben con las disposiciones requeridas.

La Iglesia celebra los sacramentos como comunidad sacerdotal estructurada por el sacerdocio bautismal y el de los ministros ordenados.

El Espíritu Santo dispone a la recepción de los sacramentos por la Palabra de Dios y por la fe que acoge la Palabra en los corazones bien dispuestos. Así los sacramentos fortalecen y expresan la fe.

El fruto de la vida sacramental es a la vez personal y eclesial. Por una parte, este fruto es para todo fiel la vida para Dios en Cristo Jesús: por otra parte, es para la Iglesia crecimiento en la caridad y en su misión de testimonio.